En Kenia, un dispensario ha cambiado la realidad de las madres

En 2008, el personal de World Vision en Kenia ayudó a las familias de Nyalunya a construir un dispensario con el objetivo de  reducir la mortalidad infantil y de las madres al momento de dar a luz. Gracias al apadrinamiento de niños, también formamos a mujeres de la comunidad para que sean trabajadoras de salud comunitarias y puedan educar en prácticas de higiene a las familias de su comunidad y prestar atención primaria antes de derivar los enfermos al centro de salud. Aquí te contamos cómo ha mejorado la calidad de vida de las madres gracias a este dispensario.

La comunidad de Nyalunya sabe lo difícil y arriesgado que es tener un centro de salud alejado porque antes de construir el dispensario el centro médico más cercano estaba a 25 kilómetros. Muchas de sus mujeres tenían que dar a luz en zonas rural sin la ayuda trabajadores cualificados, de hecho en la actualidad solo el 44% de los nacimientos en Kenia es asistido por personal cualificado y sin las condiciones médicas óptimas por lo que miles de niñas y mujeres mueran al año por complicaciones en el parto o durante el embarazo.

El dispensario fue creado en 2008 gracias a las donaciones provenientes del apadrinamiento de niños y según asegura Wycliffe Obiero, el encargado clínico del dispensario, este proyecto ayuda a salvar vidas porque gracias a él se ha reducido entre un 40% y un 60% el índice de mortalidad maternal e infantil en Nyalunya .

Entre otros servicios, el dispensario, consta de una unidad de maternidad que está operativa incluso de noche para atender a las mujeres que están de parto en cualquier momento y controlar a los recién nacidos. También tiene un laboratorio que permite hacer pruebas que detectan la tuberculosis, la malaria, el VIH y medir los niveles de hemoglobina, además cuenta con instalaciones necesarias para tratamientos retrovirales a personas que viven con el VIH y el sida. 

La historia de Damaris

Damaris Omega se puso de parto cuando visitaba a su madre en una zona rural de Kenia, ella dio a luz a sus anteriores hijos en un hospital de la ciudad, pero esta vez tuvo que enfrentarse a los riesgos que se exponen las mujeres de las zonas rurales cada día. Tuvo suerte y gracias a la ayuda de una enfermera retirada que vivía en los alrededores, el parto no tuvo complicaciones. Zawadi Charo, otra madre keniata, no ha tenido tanta suerte y ha perdido a tres hijos en partos tradicionales.

Para ayudar a mujeres como Damaris y Zawadi, World Vision forma en materia de salud a mujeres de la comunidad que pueden transmitir sus conocimientos al resto de familias enseñando buenos hábitos sanitarios y hacer una primera evaluación médica para comprobar si necesitan atención en el dispensario o en el hospital más próximo.

Cada vez son más mujeres que recurren al dispensario para dar a luz y continúan con seguimientos posteriores incluso llevan a su hijos a controles médicos y a vacunarles. Si quieres colaborar a seguir reduciendo la mortalidad infantil y maternal en Kenia puedes apadrinar a un niño de África (Ghana o Malí) y ayudar a construir más dispensarios entre otras actividades de salud.

Tags: , , ,

Deja un comentario

Spam protection by WP Captcha-Free